sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: Riesgo de cáncer de piel en Receptores de trasplante

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

martes, 7 de agosto de 2018

Riesgo de cáncer de piel en Receptores de trasplante

Receptores de organos trasplantados
Si eres uno de tantos puertorriqueños receptores de transplante de órganos, o vas a serlo, debes saber que tu riesgo de cáncer de la piel está aumentado luego del trasplante. Por eso es importante que antes y después de un trasplante, hayas tenido y mantengas una evaluación periódica dermatológica que prevenga o disminuya tu riesgo de desarrollar un cáncer de la piel. El riesgo mayor es del carcinoma de células escamosas, el segundo cáncer de piel más frecuente en la población. Sin embargo también está aumentado el riesgo del carcinoma basocelular y el melanoma. En el caso del escamoso, se estima que el riesgo es 100 veces mayor comparado con la población general.

El riesgo aumentado de cáncer de la piel se debe a diversos factores que coinciden. Primero y tal vez el más evidente, es que el receptor de trasplante de órgano requiere medicamentos antirechazo a largo plazo. Esto hace que las defensas del cuerpo estén más débiles lo que permite o facilita el desarrollo de cáncer.

Por otro lado, mientras más bajo es tu fototipo, es decir, mientras más clara es tu piel, más daño solar acumulativo vas a tener en tu piel antes del trasplante. En otras palabras, mientras más daño previo tiene la piel antes del trasplante, mayor riesgo habrá que se desarrolle cáncer de piel en el futuro.

Más aún, algunos de los medicamentos utilizados en la inmunosupresión pueden hacer al receptor más sensible al daño solar. Por eso es importante que un(a) dermatólogo(a) forme parte de tu equipo de cuidado pre y post trasplante.

Antes del trasplante es importante que se haga un examen completo de la piel para detectar cualquier precáncer como las «queratosis actínicas» o atacar cualquier cáncer más serio como melanoma con prontitud. Esto disminuye el riesgo de que dicho cáncer, si no fuese detectado y curado antes, se comporte más agresivamente luego del trasplante bajo la inmunosupresión.

Luego del trasplante es importante mantener vigilancia sobre la piel y que el paciente aprenda cómo hacerse regularmente un autoexamen de la piel. Además, deben tener visitas al menos anualmente al dermatólogo(a) para repetir un examen completo de la piel. Pacientes que ya han tenido uno o más cánceres de la piel pueden requerir revisiones más frecuentes.

El trasplantado debe además ser cuidadoso con su exposición futura al sol pues la combinación del daño solar previo más la inmunosupresión a largo plazo favorecen la posibilidad de desarrollar cáncer. Es importante recalcar que estos cánceres de piel que se desarrollan luego de la inmunosupresión tienden a comportarse más agresivos que los que ocurren en la población general. Para desarrollar mejores hábitos bajo el sol, accede aquí.

A fin de cuentas, no hay que tener miedo sino precaución. Sigue siempre de cerca las recomendaciones de tu equipo de trasplante. Recibir un órgano donado es una gran bendición pero con ello viene también una gran responsabilidad sobre tu propia salud y la de tu órgano trasplantado.

Para acceder información adicional sobre este tema, te recomiendo este interesante artículo.