sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: Dermatitis y problemas con las orejas

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

jueves, 12 de julio de 2018

Dermatitis y problemas con las orejas

repara oreja desgarrada
Los dermatólogos en Puerto Rico atendemos toda clase de problemas que tienen que ver con el pabellón de la oreja, tanto para enfermedades, alergias, infecciones, tumores, verrugas así como para problemas cosméticos. He aquí algunos de los problemas más comunes que vemos a diario.

Lóbulos rasgados

En la medida que hoy en día más personas se perforan sus orejas con fines decorativos, los dermatólogos vemos con más frecuencia complicaciones asociadas a diversos aspectos de estos hábitos. Uno de los problemas más frecuentes con el uso de pantallas o pendientes en los lóbulos de las orejas es que suelen ir desgarrando o alargando el orificio a través del tiempo, ya sea por el peso de las mismas o por accidentes. Esto provoca que cuelguen inclinadas hacia abajo o que simplemente no se puedan usar.

La solución es un procedimiento quirúrgico relativamente simple y con anestesia local en la propia oficina o consultorio. A los seis a ocho días, se remueven los puntos y se deja que la oreja siga sanando y se fortalezca unos dos meses. Después de ese tiempo se podrá reperforar el lóbulo.
En los primeros meses se debe evitar pantallas pesadas, pues toda herida tarda muchos meses en fortalecerse completamente. El efecto final suele ser muy satisfactorio y dependiendo de cada caso, podrían operarse ambos lóbulos a la vez, si fuera necesario.


Queloides

La manera como cada persona cicatriza está muy relacionada a la genética de cada cual. Además, algunas áreas anatómicas cicatrizan tradicionalmente mejores que otras. El rostro, en general, cicatriza bien pero las orejas pueden cicatrizan en forma diferente a la cara.
En algunas personas las orejas pueden formar cicatrices gruesas, que llamamos queloides, luego de perforaciones, no solamente en el lóbulo sino en el cartílago de las orejas. Este tipo de cicatriz puede ser difícil de remediar y en muchos casos puede volver a formarse luego de diversas formas de tratamiento. En el caso de los lóbulos, se suele formar un nódulo firme, tanto por el frente como por el reverso del lóbulo. A este tipo de deformación se le conoce como una cicatriz tipo «dumbbell» o haltera, por su forma peculiar.


Con frecuencia, estos queloides resultan en un problema cosmético serio. Por ende, si ya has experimentado tendencia a formar cicatrices de este tipo en otras áreas de tu cuerpo luego de trauma o cirugía, muy probablemente debes evitar perforar tus orejas o cualquier otra parte de tu cuerpo.

Alergias

En la medida en que, especialmente las mujeres, están llevando a cabo más perforaciones corporales con el uso de pantallas u otros objetos metálicos decorativos, el cuerpo se expone a diversos tipos de metales, algunos de los cuales pueden provocar reacciones alérgicas con el tiempo.
El más clásico de estos metales es el níquel, un metal duro y relativamente económico, que se usa habitualmente en la joyería de fantasía. Sin embargo, el níquel puede estar presente en otra joyería como en el oro blanco, en el oro amarillo 10 Kt y en pequeñas cantidades en el oro amarillo de 14 Kt, no así en el 18 Kt.


Además, aún metales finos como el oro y otros como el cobalto, presente en algunos metales duros, pueden también causar reacciones alérgicas dondequiera que se usen, incluido las orejas.
Cuando estas reacciones ocurren, la oreja o el área que corresponda, se torna rojiza, irritada y con picor. En casos más severos puede haber ampollas o supuración. El área afectada se suele tratar con cremas de cortisona bajo prescripción médica. Puedes leer más de alergia e irritación AQUÍ.


El tratamiento a más largo plazo es determinar cual o cuales metales son los responsables de esta reacción y evitarlos en forma permanente, tarea que no siempre es fácil, pues metales como el níquel pueden llegar a nuestro cuerpo a través de los alimentos o en muchos otros artículos y herramientas. Sin embargo, el acero inoxidable, aunque contiene níquel en su aleación, suele ser bien tolerado.

Misceláneos

Existen muchas otros crecimientos tales como el cáncer de piel, verrugas, lunares y otros tumores que afectan nuestras orejas. Hay además otras enfermedades como la dermatitis seborreica, la psoriasis, y algunas infecciones bacterianas o por hongos que pueden afectar el canal externo del oído o el pabellón de la oreja.

Consulta a tu dermatólogo(a) para que te evalúe y te oriente en más detalles sobre cualquier problema que tengas con tus orejas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por darnos su opinión sobre este artículo.