sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: Impétigo - una infección común en los niños

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate to English and most languages using the available Google translator.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Impétigo - una infección común en los niños

El impétigo es una infección bacteriana muy contagiosa que se ve con frecuencia en los niños, especialmente en la edad preescolar. Se manifiesta como una infección cutánea superficial que produce secreciones y costras amarillas o color miel, que se diseminan rápidamente por el rostro, los brazos y el tronco. Con frecuencia afecta además las fosas nasales. Los ganglios linfáticos cerca del área infectada pueden estar inflamados y recrecidos.

El impétigo es causado por dos tipos de bacterias:

  • Estreptococos

  • Estafilococos


Normalmente nuestra piel tiene muchas bacterias normales sobre ésta que no están causando infección. Sin embargo, cuando hay una ruptura en la piel, ya sea por rascarse, por picadas de insectos o trauma, las bacterias pueden penetrar la epidermis y crecer, provocando la infección. En ocasiones ocurre sin que haya daño previo aparente.

A veces puede ocurrir luego de una infección de las vías respiratorias superiores como un simple catarro. Hay una variante del impétigo, causada por la toxina del estafilococo dorado o aureus, que provoca ampollas sobre la piel, a lo que se le conoce como impétigo ampolloso.
La falta de buena higiene o el hacinamiento contribuyen a que se propague entre los otros miembros del núcleo familiar. El diagnóstico se suele hacer en base clínica, aunque puede hacerse un cultivo de bacterias en caso de duda.

Los casos leves se manejan con antibióticos tópicos de prescripción médica. Con frecuencia se recetan antibióticos orales que atacan las bacterias y desaparecen las lesiones gradualmente. Por lo general, no suele haber cicatriz residual si se le da el cuidado apropiado pero algunos cambios residuales en el color de la piel pueden durar varias semanas.


Es importante evitar el contagio a los demás, por lo cual se debe:

  • Usar una toalla limpia con cada ducha o baño

  • No compartir las toallas ni la ropa con los otros miembros de la familia

  • Lavarse a menudo las manos, especialmente luego de tocar o curar las lesiones del impétigo.


Consulta a tu dermatólogo o a tu médico primario con prontitud para evitar que la infección se propague o se complique.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por darnos su opinión sobre este artículo.