sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: Mantén tu piel sana luego del huracán

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Mantén tu piel sana luego del huracán

Higiene evita Infecciones
Si eres de los afortunados en Puerto Rico que no has tenido grandes pérdidas materiales durante el paso del devastador huracán María, al menos estarás lidiando con la falta de electricidad, las dificultades de conseguir gasolina, diesel y los riesgos de los generadores o peor aún, la falta de agua. Según pasan los días, la poca agua que habías almacenado y comprado previo al huracán empieza a escasear y las filas en los oasis parecen interminables. La falta de higiene puede enfermar tu piel y hacer los días más miserables. Peor aún, dudo que consigas un(a) dermatólogo(a) hasta que todo se normalice. He aquí algunos consejos generales para evitar algunos problemas comunes que aquejan en medio de estas catástrofes naturales y el hacinamiento en que muchas familias se encuentran. 

Higiene, puntal para una piel saludable 
Cuando el agua escasea puede ser difícil mantener la higiene básica. Los aseos con toalla son razonables pero existen algunas alternativas.  Hay diversos productos de farmacia que son sustitutos de jabón y bien pueden usarse como limpiador líquido seguido de agua pero también pueden usarse puros y sin enjuagarse proveyendo buena higiene y conservando el preciado líquido. Entre los más usados figuran Cetaphil®, Aquanil® y otros. Para las manos, toda clase de desinfectantes a base de alcohol isopropílico.

Si ya tienes acceso a energía eléctrica o un generador, el uso de un secador (blower) a temperatura tibia luego del aseo en los pliegues como las axilas o el área genital evita la humedad excesiva que tanto fomenta el crecimiento de hongos y algunas bacterias. Por la misma línea de pensamiento, evita quedarte muchas horas con ropa húmeda o mojada pues es una invitación a infecciones. 

Las infecciones, talón de Aquiles 
Es muy probable que algún miembro del hogar sufra cortaduras menores o tal vez quemaduras al bregar con limpieza, reconstrucción y hornillas de gas.  Es importante que atienda estas, por pequeñas que luzcan, pues es fácil que con higiene subóptima se infecten secundariamente. El uso de guantes, si logra acceso a ellos, puede facilitarle la labor de remover escombros y proteger sus manos, tan valiosas en estos momentos de crisis. Obtén en la farmacia sin prescripción  Aquaphor® en ungüento u otro equivalente y aplícalo a cualquier cortadura, raspazo o quemadura superficial.  No la dejes al descubierto pues tardará más en cicatrizar y estará más propensa a infectarse o traumatizarse.  Usa “curitas” u otros vendajes que no se adhieren a la herida tales como Telfa® y otros.  Haga al menos una curación diaria. 

Otras de las infecciones comunes que es probable que aparezca, tanto en adultos como en bebés, es la candidiasis (moniliasis), un hongo muy común que afecta las áreas que están sujetas a mucha humedad. Puede comprar sin receta crema clotrimazole (Lotrimin AF®) y aplicarla dos veces al día por 10 a 14 días.  No lo dejes de aplicar antes de tiempo pues puede regresar la infección. Tampoco apliques cremas de cortisona sin recomendación médica pues las mismas pueden agravar las infecciones por hongos. 

Si padeces de Herpes labial o genital, la tensión del huracán y su secuela, así como el trabajo bajo el sol o las largas filas de espera, son estímulos clásicos para activarte un episodio. Si te ha sido recetado previamente, considera tomar una dosis diaria de alguno de los antivirales como aciclovir(Zovirax®), valaciclovir(Valtrex®), o famciclovir(Famvir®) para suprimir el virus y evitar un episodio que, además de incómodo, puede poner a riesgo a otros de tu familia, especialmente en donde hay hacinamiento.
Evita compartir toallas, cepillos o peines para evitar los riesgos de contagio de infecciones.  No camines descalzo ni permitas que sus hijos lo hagan pues es manera fácil de sufrir cortaduras o infecciones. Examine tus pies diariamente, especialmente si eres diabético(a) para detectar temprano cualquier fisura, cortadura o ampolla y protegerla según se indica.
Cuidado con una insolación 
Si estás en el proceso de reconstruir los daños a tu propiedad, ten mucho cuidado con la cantidad de hora que trabajas a pleno sol pues no es momento para una quemadura de sol severa.  Usa ropa protectora y algún sombrero de ala ancha.  Utiliza además filtros solares resistentes al agua (y al sudor) preferiblemente al menos con un SPF de 30 o más.Recuerda ingerir bastante agua potable para compensar la sudoración y evitar deshidratarte. 

Finalmente, mantengamos el optimismo ante la adversidad. Trabajemos duro y con esperanza pues toda crisis se puede superar. Una mente fuerte mantiene el sistema inmune en mejor estado y previene que nos enfermemos.