sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: enero 2015

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

martes, 27 de enero de 2015

En equilibrio con nuestros microbios

homeostasis, equilibrio
Si pudiéramos hacernos diminutos y camináramos un poco sobre nuestra piel nos aterraríamos al ver el sinfín de bacterias, hongos, ácaros y otros microbios microscópicos, es decir, que no podemos ver normalmente a simple vista. Sí, es que nuestro cuerpo, no sólo nuestra piel, alberga un conjunto de microbios en muchas partes del cuerpo como la piel, los pulmones, el intestino, los genitales, a los que, en conjunto, llamamos el microbioma.

Esta población, que puede variar bastante de persona a persona y varía aún más de acuerdo al área anatómica, la edad, el peso y otras variables, determina en muchas formas cómo reacciona nuestro organismo y nuestro sistema inmunológico ante los diferentes estímulos del medio ambiente.

Más aún, este microbioma, que es necesario para el funcionamiento adecuado de nuestro organismo, puede alterarse fácilmente por cambios en nuestra dieta, el uso de antibióticos, el clima y muchos otros factores. El microbioma puede alterar como se comportan o manifiestan diversas enfermedades, puede activar algunas enfermedades y se cree que hasta provocar algunas enfermedades. Hay muchos más genes contenidos en todos estos microbios que los que tenemos de nuestros padres. El microbioma controla tanto nuestro organismo que se les llama el segundo genoma.

Por otro lado, el microbioma nos ayuda a evitar que microbios patógenos se alojen en donde no corresponden, nos ayudan a digerir muchos alimentos para los cuales no tenemos las enzimas necesarias y muchas otras funciones más.

Todavía la medicina moderna apenas comienza a entender mejor esta compleja interacción de ese ecosistema que formamos con nuestro microbioma y cómo podremos modificar este a nuestro favor para ayudar a regular y controlar algunos padecimientos. Para conocer y entender más sobre el tema del microbioma, puedes acceder AQUÍ.

Nuestro entorno está lleno además de miles de diversos tipos de ácaros, algunos de los cuales viven en nuestro cuerpo especialmente dentro de los folículos pilosos. Habitualmente, viven en equilibrio con nuestro cuerpo y no producen enfermedad alguna. Sin embargo, hay alguna evidencia que en ocasiones estos ácaros pueden causar inflamación de los folículos y también agravar o desencadenar la rosácea, una enfermedad muy común que afecta el rostro y los ojos.

miércoles, 14 de enero de 2015

El patito feo puede ser un melanoma

cuidado con los lunares que se ven diferentes
La analogía sobre el cuento de: «El patito feo» es una estrategia que usamos los dermatólogos para enseñar a reconocer un lunar que pudiera ser peligroso. Uno de los factores de riesgo para el desarrollo de melanoma maligno, el tumor canceroso de la piel más peligroso, es el tener muchos lunares. En estos casos, al paciente le puede resultar difícil distinguir cuál lunar pudiera ser un melanoma.

El melanoma puede formarse de un lunar que se convierte en un melanoma o puede simplemente formarse espontáneamente sin que hubiera ningún lunar previo. Habitualmente, utilizamos el ABCDE del melanoma para recordar e identificar criterios que pueden sugerir un melanoma. Puedes acceder aquí para aprender en más detalle cuáles son estos criterios básicos.

Otra manera en la cual se le enseña al paciente o al médico primario a estar alerta a signos tempranos de un melanoma es el concepto del patito feo. Este concepto, cuyo término se acuñó desde 1998, simplemente indica que, en general, los lunares de un mismo paciente se suelen parecer los unos a los otros. Bajo esa premisa, el paciente o su médico primario deben estar atentos a cualquier lunar que se vea diferente a los demás.

En algunos casos puede ser un lunar que es más grande o más oscuro que los otros. A la inversa, puede haber otros casos donde haya un lunar que sea más pequeño y un tanto rojizo en el medio de muchos otros lunares color marrón. Más raro aún, pudiera haber un lunar que escasamente tenga color y podría ser lo que se conoce como un melanoma amelanótico, es decir, sin pigmento.

El concepto del patito feo no sustituye el ABCDE del melanoma pero puede ayudar a detectar melanomas que carecen de los criterios de apariencia más tradicionales.

Si detectas en tu cuerpo algún lunar que, como se ha indicado aquí, luce como el patito feo del grupo de tus lunares, es importante que lo notifiques a tu dermatólogo(a) para que este(a) determine si se le debe hacer una biopsia para aclarar el diagnóstico. En esta fábula, ese patito feo no se convierte en un bello cisne negro sino en un temido melanoma. Puedes aprender más de este tumor accediendo este corto vídeo AQUÍ.

viernes, 2 de enero de 2015

Cinco resoluciones de Año Nuevo para tu piel

Con la llegada de Año Nuevo comenzamos buscando nuevas metas y resoluciones en nuestras vidas que a menudo se hacen difíciles de cumplir. Este año, sin embargo, te propongo cinco consejos dermatológicos importantes y fáciles de llevar a cabo para que mantengas una piel saludable a largo plazo. Recuerda que el esfuerzo que pongas hoy es el éxito que disfrutarás mañana.

1) Protégete de sol - La exposición crónica al sol es la causa de la  mayor parte de los cambios en la piel que asociamos al envejecimiento como arrugas, manchas y pérdida de elasticidad. Además, el abuso de la exposición solar es la causa principal del cáncer de la piel. Utiliza un filtro solar diariamente con un factor de protección (SPF) no menor de 30. Evita las horas más fuertes del sol y utiliza ropa protectora así como sombreros, gafas de sol y filtro solar para los labios. Conoce más sobre la luz ultravioleta y los mitos más comunes accediendo AQUÍ.

2) Humecta tu piel - Usa productos apropiados para el rostro o el cuerpo según tu tipo de piel. Recuerda que el mejor momento de aplicarlos es justo después de la ducha, luego de secarte con la toalla. De este modo, el humectante ayuda a sellar la humedad que el baño produce. Evita jabones muy fuertes o esponjas y lufas que pueden secar e irritar tu piel. Si tienes una piel sensible, evita bañarte más de una vez al día pues ese exceso de higiene puede resultar contraproducente.

3) Cesa de fumar - Si eres fumador(a), haz un esfuerzo por dejarlo o al menos, reducirlo. El cigarrillo hace que los vasos sanguíneos se contraigan y se reduzca el riego sanguíneo a la piel y con esto, la oxigenación. Todo eso provoca arrugas y deterioro de la piel, especialmente alrededor de la boca. El cigarrillo interfiere además con la buena cicatrización de las heridas entre los muchos otros problemas de salud que ya conoces. Puedes leer en más detalle sobre los efectos nocivos del cigarrillo sobre la piel AQUÍ.

4) Inspecciona tu piel regularmente - Observa cualquier crecimiento, mancha o lunar nuevo, particularmente si está creciendo. Familiarízate con los cambios típicos de los cánceres de piel más comunes, descritos en mi artículo: «El cáncer de la piel - evitable y curable si lo atendemos con prontitud». Aprende a hacer un autoexamen de la piel en este corto Vídeo.

5) Visita a tu dermatólogo una vez al año - Acude a tu dermatólogo al menos una vez al año para que examine tu piel, detecte con prontitud cualquier lesión precancerosa o cancerosa y te oriente en forma individual sobre cuidados más específicos y otras terapias que te ayudarán a conservar tu piel lo más saludable posible. El mejor momento para tomar control de la salud de tu piel es ya.