sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: noviembre 2014

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

​Consejos simples para la salud de tus pies

pies saludables
Nuestros pies trabajan incansablemente para llevarnos de un lado a otro diariamente. Además, muchos los usamos para hacer actividades deportivas que aumentan la carga de trabajo sobre la piel del pie y facilitan que estos sufran el embate del calzado y del medio ambiente. Otros caminan descalzos por diversas razones, lo que pone aun más a riesgo la salud e integridad de los pies. Pon en práctica los siguientes consejos simples por un dermatólogo para mantener tus pies saludables.

  • Inspección - Examina tus pies diariamente para manchas o lunares nuevos, heridas, ampollas, enrojecimiento, callosidad, verruga o cualquier crecimiento nuevo. Observa además el área entre tus dedos y verifica que no haya escamas inflamación o grietas. Si tienes picor y enrojecimiento puedes tener alergias o infecciones.
  • Lubricación - Humecta la planta del pie para evitar que especialmente los talones se agrieten y formen hendiduras o fisuras que no solamente son dolorosas sino que abren un portal de entrada para infecciones. Usa humectantes en crema, que suelen ser más espesos que las lociones que se usan para el cuerpo. Evita aplicarlo entre tus dedos para evitar humedad excesiva que pueda provocar hongos (pie de atleta).
  • Calzado apropiado - Evita andar descalzo pues te hace más propenso a trauma y a infecciones. Utiliza siempre calzado cómodo, adecuado para la actividad que lleves a cabo. Un calzado que te roza o te lastima algún punto del pie puede provocar úlceras o abrasiones que pueden propiciar infecciones, algunas veces severas. Esto es más crítico si padeces de problemas circulatorios o eres diabético(a). No uses el mismo par de zapatos en días sucesivos para así evitar que si el zapato te hace algún daño en algún punto del pie, se empeore al día siguiente. Usando otro par de zapatos al día siguiente, esta área tiene oportunidad de sanar o recuperarse. Seca siempre bien tus pies luego de la ducha especialmente entre el medio de los dedos. Si tienes un trabajo que te hace sudar mucho el pie durante las horas de trabajo, considera llevar un par de medias adicionales y a mitad del turno cámbiate a medias secas. De este modo evitas humedad excesiva que te hace más propenso a infecciones, especialmente aquellas causadas por hongos.