sidebar Clínica Dermatológica - Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo: noviembre 2013

Translate This Page

English Version

For your convenience you may translate using the available Google translator.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Cuidado de las quemaduras de la piel

quemaduras por cocinar
Acción de Gracias y Navidad son épocas del año donde se suele cocinar más en casa y con la familia. Por más precauciones que tomemos siempre pueden ocurrir accidentes lamentables, precisamente cuando la mayoría de los dermatólogos y médicos en Puerto Rico no están trabajando. Las quemaduras en la cocina son frecuentes, ya sea destapando ollas, con la parrilla del horno, vertiendo el contenido de las cacerolas o friendo, por mencionar sólo algunas. Aprende cómo manejar estas quemaduras de la piel en el hogar y tal vez evites una visita al hospital.

Las quemaduras las clasificamos en grados:

  • Primero - La piel se torna roja e inflamada pero no hay ampollas. Hay dolor.

  • Segundo - Se forman ampollas además del enrojecimiento. Dolor más severo.

  • Tercer - Se quema toda la piel incluyendo los nervios. Hay menos dolor pero mucho mas daño. Suelen requerir trasplante de piel y manejo más especializado.


En este caso, las recomendaciones que proveo van dirigidas a quemaduras superficiales de primero y segundo grado. Primeramente, es importante entender que mientras más caliente esté la fuente de la quemadura, más profunda será la misma y más urgente el manejo inmediato para minimizar el daño. Mientras más grande sea el área afectada, mayor será el dolor y el riesgo de complicaciones como infecciones. Mientras más profunda sea la quemadura, mayor será el riesgo de cicatrices, cambios temporales o permanentes de la pigmentación de la piel o alguna pérdida de función por elasticidad reducida.

Las quemaduras de agua o café calientes suelen ser menos graves que aquellas producidas por vapor de agua o por aceite hirviendo. Igualmente aquellas producidas por substancias pegajosas como azúcar caramelizada son más severas pues la fuente de origen se queda adherida, lo que profundiza más la quemadura.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Evita el fotoenvejecimiento

efectos del sol sobre la piel
¿Uvas o Pasas? Esa es la pregunta. Y es que si no te la haces temprano en la vida y tomas las precauciones necesarias es posible que tu piel termine como pasa a los 50's en vez de como uva de los 20's. Es que una gran parte de los cambios en la piel que en Puerto Rico habitualmente asociamos a la vejez tales como arrugas, manchas, piel flácida, sin elasticidad, son verdaderamente producto del llamado fotoenvejecimiento. Esto no es otra cosa que los cambios en la piel por la acumulación vitalicia de daño por la luz ultravioleta, ya sea natural por el sol o artificial por lámparas de broncear.

La evidencia más convincente de esto es comparar la piel expuesta con la que no suele ponerse al sol y verán, aún los mayores, que conservan esa piel casi de bebé. Aunque algunos cánceres como el Melanoma pueden ocurrir en áreas cubiertas, la mayoría de los cánceres más comunes precisamente ocurren sobre esa piel expuesta y maltratada.

Hoy en día hay muchas alternativas para mejorar al menos la apariencia de esa piel maltratada para los que no tomaron sus precauciones a tiempo. Sin embargo, lo ideal es contestarse la pregunta: "¿Uvas o Pasas?" temprano y desde joven seguir las siguientes recomendaciones:
  • Minimizar la exposición innecesaria al sol

  • Utilizar regularmente los filtros solares

  • Ropa protectora

  • Sombreros o gorras

  • Gafas de sol

  • Protectores de labio con filtro solar

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Conoce tu Fototipo y tu riesgo de cáncer de piel


Clasificaicon de Fitzpatrick de tipo de piel o fototipo
Desde el 1975, los dermatólogos, para podernos entender mejor y para poder educar mejor al público, hemos dividido el color de la piel de los individuos en diferentes categorías de tonalidad o color, a pesar de que, en realidad, es más bien un continuo de color desde bien claro hasta bien oscuro. Esas categorías o Fototipos nos permiten clasificar las personas de acuerdo a sus respectivos riesgos de quemarse del sol y por ende, de desarrollar cáncer de la piel.

Más aún, la manera como las personas sanan luego de alguna herida o procedimiento quirúrgico varía también con la tonalidad de la piel y nos permite a los dermatólogos predecir, hasta cierto punto, qué tratamientos o procedimientos pueden ser mejor indicados o evitados dependiendo de ese fototipo.

¿En qué consiste esa clasificación, que lleva el epónimo de Fitzpatrick, en honor a este prominente dermatólogo de Harvard, cuyo libro de texto ha educado a generaciones de especialistas y que la ideó y popularizó? Veamos: